Iniciando el entrenamiento para el uso del inodoro

Como todos los niños, un niño con necesidades especiales tiene más posibilidades de aprender a usar el inodoro si está listo física y emocionalmente para dar este importante paso. Por lo tanto, en lugar de comenzar el entrenamiento a una edad específica, querrá prestar atención a los signos de que su niño está listo.  Estos signos incluyen:

  • Capacidad de comunicar sus necesidades (verbalmente, o indicando o señalando) y de seguir instrucciones
  • Se interesa en la ropa interior y los hábitos sanitarios de los demás
  • Es capaz de vestirse (puede subirse y bajarse los pantalones con cintura elástica)
  • Capacidad de mantenerse seco al menos por 2 horas
  • Defeca con regularidad y tiene conciencia de cuando esto sucede (les dice a los padres que necesita un pañal limpio, se va a otra habitación o tiene una cierta ‘expresión’ en la cara mientras va de cuerpo).

Estableciendo una rutina para las necesidades sanitarias

Muchos niños con discapacidades son capaces de ser completamente independientes cuando hacen sus necesidades en el baño. Una vez que determine que su niño está listo para comenzar, muchos expertos recomiendan que se lo ayude a familiarizarse con una bacinica o inodoro infantil o un inodoro regular (colocando un banquito frente al mismo para que pueda apoyar los pies) haciéndolo sentarse en el mismo y que “lea” un libro para niños sobre cómo usar el inodoro. 

Al principio, quizás tenga que llevar al niño al inodoro una vez por hora, elogiándolo cada vez por tratar de hacer sus necesidades, aunque no tenga éxito.  Entre los momentos en que lo lleva al baño, observe en el niño cualquier signo de que debe usar el inodoro (como ponerse en cuclillas, tocarse la zona genital o moverse mucho) y rápidamente ayúdelo a que llegue al baño. En general, los niños necesitan hacer sus necesidades dentro de una hora después de haber comido o bebido. Establezca una rutina durante el entrenamiento para usar el inodoro y sea consistente con la misma, pídale a los maestros del preescolar y a las otras personas que lo cuidan, que sigan la rutina que usted ha establecido en el hogar. 

Ofrezca estímulos y recompensas

Para alentar sus esfuerzos, considere ponerle a su niño ropa interior para “niños más grandes”, cuando haya logrado algo de éxito en el uso del inodoro. Algunos padres usan incentivos como un tablero de pegatinas/calcomanías o elogios verbales. Si su niño tiene un accidente y se hace encima, mantenga la calma y trate el incidente con ligereza para no agregar presión y estrés al proceso de entrenamiento. A la mayoría de los niños no les gusta estar húmedos o sucios y las consecuencias naturales de hacerse encima serán que trate de llegar a tiempo al inodoro la próxima vez. 

Recursos:

http://www.ds-health.com/train.htm  Toilet training for Children with Down syndrome or developmental disabilities

http://www.mayoclinic.com/health/potty-training/CC00060  Mayo Clinic advice on toilet training

http://familydoctor.org/online/famdocen/home/children/parents/toilet/179.html  American Academy of Family Physicians information for caregivers about toilet training

http://www.childnett.tv/videos/lectures/brian_roselione_toilet_training_children_developmental_disabilities  Video presentation on toilet training a child with developmental delays and autism

Accessibility