Cómo ayudar a los bebés para que aprendan a autorregularse a través de las relaciones

Cuando los bebés nacen, tienen muy poca capacidad para autorregularse. El desarrollo del autocontrol ocurre dentro del contexto de la relación entre el bebé y la persona que lo cría. Los bebés prácticamente dependen por completo de los padres o personas que los atienden, para que identifiquen y respondan a sus necesidades en constante cambio. Una de las tareas más importantes de la crianza durante los primeros años del niño es la de controlar las emociones, necesidades e impulsos de los niños cuando ellos no tienen la capacidad de hacerlo por sí mismos.

Con el tiempo, el responder a las necesidades del bebé de una manera sensible y consistente los ayuda a que aprendan que los sentimientos de angustia que tienen no son permanentes. Aprenden que esos sentimientos pasan. También aprenden que existen maneras externas e internas de controlar esos sentimientos para que los mismos no los abrumen. Comienzan a desarrollar en ellos mismos la capacidad de ocuparse de sus sentimientos e impulsos, y de sentirse seguros al saber que sus necesidades serán satisfechas.

Diferencias individuales y la autorregulación
Desde que nacen, los bebés se enfrentan al desafío de la integración sensorial (asimilar, organizar y responder a innumerables sensaciones, sentimientos y experiencias) en su nuevo mundo en expansión. Las cosas que ven, los sonidos, las luces, el hambre, la fatiga, el movimiento, lo que huelen son simplemente algunas de las sensaciones que el bebé trata de organizar y a las que reacciona constantemente.
 
Las diferencias en cómo los niños perciben y responden a la información sensorial puede afectar la manera en que responden al mundo que los rodea. También puede afectar el desarrollo del autocontrol. Por ejemplo, un niño que es sensible al sonido puede sentirse fácilmente abrumando en un aula o ambiente hogareño que sean muy ruidosos. Sus cuidadores pueden notar que les pega o empuja a sus amigos, o que tiene problemas para concentrarse y prestar atención en los días en que el ruido es más fuerte que de costumbre. 

Encontrar maneras de apoyar las necesidades sensoriales únicas del niño puede ayudarlo a que mantenga el sentido de autocontrol y que se sienta más exitoso y seguro de sí mismo. En este caso, lo que puede ayudarlo es bajar el volumen de la clase o proveerle un “espacio tranquilo” donde el niño pueda ir si se siente sobre estimulado. Observar y prestar atención a las maneras únicas en que el niño percibe, organiza y responde a sus alrededores puede proveerle a usted claves importantes y valiosas. Usted puede aprender a ayudar a su niño a negociar su creciente capacidad para autorregularse.

Recursos:
Brazelton, T.B. (1992) Touchpoints: Your Child’s Emotional and Behavioral Development, Development, Birth to 3—The Essential Reference for the Early Years. Cambridge, MA: Perseus Books.

Klass, P. and Costello, E.(2003) Quirky Kids: Understanding and Helping Your Child Who Doesn’t Fit In—When to Worry and When Not to Worry. New York: Ballantine Books.

Kranowitz, C.S.(1998) The Out-of-Sync Child: Recognizing and Coping with Sensory Processing Disorder. New York: Penguin. A wonderful book written by a former preschool teacher that focuses on sensory integration and Sensory Processing Disorder. A companion book, The Out-of-Sync Child Has Fun, includes activities and interventions for children with Sensory Processing Disorder.

Referencias:

Brazelton, T.B. (1992) Touchpoints: Your Child’s Emotional and Behavioral Development, Development, Birth to 3—The Essential Reference for the Early Years. Cambridge, MA. Perseus Books.

Greenspan, S. & Wieder, S. (1993) Regulatory Disorders. In Zeanah, C. (Ed.), The Handbook of Infant Mental Health (pp. 280–290). New York: Guilford Press.

Lerner, C. et al. (2000) Learning & Growing Together: Understanding Your Child’s Development. Washington D.C.: ZERO TO THREE Press.

Williamson, G.G. and Anzalone, M.E. (2001) Sensory Integration and Self-Regulation in Infants and Toddlers: Helping Very Young Children Interact With Their Environment. Washington D.C.: ZERO TO THREE Press.

Accessibility