Equipo de herramientas: Jugar a la pelota para fomentar el desarrollo motriz

Como padre que se preocupa por ayudar a su niño a alcanzar el máximo potencial, quizás se sienta presionado a comprar los últimos juguetes educativos o equipos caros. Pero en realidad, usted es el mejor motivador de su niño. Con un poco de creatividad, usted puede usar las cosas que ya tiene en su casa para ayudar a que su niño sea más activo. A continuación describimos maneras en las que puede fomentar el desarrollo motriz de su niño. Lo único que necesita es una pelota.

Bebés desde el nacimiento a los tres meses de edad:

  • Siéntese en una pelota grande para hacer ejercicios, con los pies bien apoyados sobre el piso. Rebote suavemente mientras abraza a su bebé. Esto ayuda a muchos bebés quisquillosos a calmarse.
  • Utilice la misma pelota grande para hacer ejercicio para proporcionarle 15 minutos “boca abajo.” Así es cómo se hace: Coloque una manta o toalla limpia arriba de la pelota. Coloque la pelota contra un espejo grande o pared para que tenga estabilidad. Coloque a su bebé en posición pronada sobre la manta que cubre la pelota. Aliéntelo a que se mire al espejo o a que lo mire a usted mientras le habla suavemente. Ésto lo ayuda a fortalecer los músculos del cuello, hombros y brazos.

Bebés desde el nacimiento a los seis meses de edad:

  • Utilizando la misma pelota para hacer ejercicio, continúe con la actividad “boca abajo.” Ahora su niño está listo para sostener peso con sus antebrazos y para que la pelota se mueva lentamente. Si usted mueve la pelota de tal manera que la cabeza del bebé se mueva hacia delante, el bebé deberá trabajar contra la fuerza de gravedad para poder mantener la cabeza derecha. Al mover la pelota hacia atrás, usted se lo hace más fácil para el niño. Encuentre el punto que le cueste un poco al bebé, pero que no llegue a darle miedo o lo ponga de mal humor.
  • Utilice la pelota grande para hacer ejercicios o una pelota pequeña para jugar a “empujar la pelota”. Siéntese en el piso con su bebé y ubíquelo entre sus piernas separadas de manera que quede sentado y apoyado. Con sus manos sobre las del bebé, empuje la pelota suavemente y hágala rodar. Esto fortalece la parte superior del cuerpo y lo hace practicar cómo sentarse.

Seis a doce meses de edad:

  • Si su niño se sienta solo, es un buen momento para que aprenda cómo hacer rodar la pelota de ida y vuelta entre usted y el niño. Los niños de esta edad generalmente aprenden este juego rápidamente y utilizarán las dos manos para empujar la pelota hacia usted. Esto continúa fortaleciendo la parte superior del cuerpo y perfecciona la habilidad para sentarse.
  • Con su apoyo, siente al niño sobre la pelota grande de hacer ejercicios. Mientras lo sostiene por el torso (si necesita mucho apoyo) o de las caderas (si sólo necesita estabilidad), hágalo rodar suave y lentamente hacia delante. Déle tiempo para que mantenga su cabeza en posición derecha y luego muévalo nuevamente hacia atrás hasta la posición inicial. También puede hacerlo rodar hacia atrás, dándole tiempo para que oriente nuevamente su cabeza en la posición derecha. Estos ejercicios divertidos funcionan muy bien para que el niño desarrolle el control de la cabeza y el torso. Lo consiguen al fortalecer los músculos del abdomen, de la espalda y el cuello.

Uno a dos años de edad:

  • Su niño está listo para practicar la coordinación ojo-mano, por lo que puede incorporar el juego “atrapar y tirar”. Comience con una pelota blanda de tamaño mediano, un poco desinflada para que al niño le resulte más fácil cogerla (o puede usar una pelota Gertie). Arrójele la pelota suavemente, y aliéntelo a que se la devuelva tirándola. Los niños de esta edad generalmente comienzan a tirar la pelota por encima de la cabeza sin apuntar correctamente. Al principio, aliente al niño a que “atrape” la pelota con las dos manos.
  • Si su niño ya puede caminar y está comenzando a correr, puede desarrollar el balance al hacer que practique pateando. Comience ubicando una pelota cerca del pie del niño y haga que la patee/de un punta pie mientras está parado. Esto ayudará a fortalecer su balance en un pie y lo llevará a que trate de patear/dar punta pies la pelota alternando los pies. Una vez que tiene dominio sobre esta habilidad, puede progresar a correr hasta la pelota y patearla/darle un punta pie mientras la pelota está en movimiento.

Dos a tres años de edad:

  • Estimule a su niño para que apoye un solo pie sobre una pelota blanda ubicada en el piso. Ayúdelo a que mantenga el equilibrio sobre un solo pie. A medida que ésto le resulte fácil, puede mover la pelota un poco mientras el niño está apoyado sobre ella, de manera que no ponga casi nada de peso sobre la pelota.
  • A los niños les gusta yacer en posición pronada sobre una pelota grande para hacer ejercicio. Aliente a su niño a rodar con su apoyo. Haga que ponga sus manos en el piso mientras yace sobre la pelota. Esto promueve la fortaleza en la parte superior del cuerpo y el equilibrio general. Incluso puede sostener esta posición con una mano y completar un rompecabezas de piso con la otra mano. Al principio usted deberá sostener al niño sobre la pelota. Pero gradualmente usted podrá disminuir el apoyo que le brinda hasta que pueda hacerlo solo.

Tres a cuatro años de edad:

  • Jueguen a “tirar y atrapar” juntos para que el niño desarrolle la puntería. Es más fácil con pelotas más grandes y usted puede progresar gradualmente y usar pelotas más pequeñas y aumentar la distancia entre el que tira y el que atrapa.
  • Ubique al niño acostado de espalda en el piso o sobre el césped. Deje que los pies queden en el aire. Arrójele una pelota grande y pídale que se la devuelva pateándola con los dos pies. Esto ayuda a desarrollar la fuerza y la coordinación de las piernas.
  • Organice un juego de bolos. Coloque objetos parados como pines de boliche o animales de peluche agrupados sobre el piso. Pídale a su niño a que arroje la pelota y derribe los objetos.

Cuatro a cinco años de edad:

  • A esta edad, los niños disfrutan de pelotas grandes que tienen manijas de donde se pueden sostener mientras se sientan y saltan sobre la pelota.
  • Jueguen con pelotas blandas, de goma-espuma como pelotas para jugar al fútbol de salón, o a los bolos.
  • Introduzca el juego de béisbol con pelota fija, colocando la pelota en un cono o en una superficie estable y aliente a que su hijo trate de pegarle con el bate.

Adaptaciones generales:

  • Reemplace la pelota por un globo grande para pegarle, tirarlo, atraparlo o patearlo. El globo se mueve con más lentitud y le da más tiempo a su niño para que reaccione y planifique su próximo movimiento. Asegúrese siempre de supervisar a su niño mientras juega con globos. Los globos pueden explotar (lo que puede asustarlos) y causar peligro de atragantamiento.
  • Si su niño muestra señales de fatiga, permítale que descanse y trate de disminuir las demandas físicas durante las actividades. Ofrezca más apoyo físico y disminuya la duración de las actividades.
Accessibility