El juego como signo de desarrollo

Los padres y proveedores de salud generalmente identifican y miden el desarrollo observando indicadores desde la infancia hasta los primeros años de la adultez. Los indicadores de desarrollo son signos de maduración física, social e intelectual. Sonreir, apilar bloques, caminar y hablar son ejemplos de indicadores de desarrollo que brindan un conocimiento valioso acerca del desarrollo del niño. 
Todos los niños maduran y se desarrollan a su propio ritmo. Los padres y otras personas que los atienden deberían saber que un niño no siempre desarrolla la habilidad de jugar al mismo ritmo que sus compañeros.  Los indicadores de desarrollo generalmente se miden usando un rango de edad, en lugar de una edad específica, para reflejar las variaciones normales. Si bien ningún niño crece al mismo ritmo que otro, los expertos concuerdan en que existen signos “normales” de desarrollo

Indicadores de desarrollo: Desde el nacimiento hasta los dos años El niño pasa por muchos cambios físicos y mentales durante los primeros años de vida.  A continuación listamos algunos indicadores de desarrollo para los primeros dos años de vida del niño. Éstos se centran fundamentalmente en habilidades motrices, sensoriales, de lenguaje sociales.

A los tres meses, el niño debería poder:

  • Levantar la cabeza
  • Girar la cabeza de un lado al otro mientras yace boca abajo
  • Seguir con la vista objetos que se mueven
  • Asir un objeto
  • Girar la cabeza para mirar colores brillantes y luces
  • Reconocer el biberón o el pecho
  • Responder al sacudir un sonajero o una campana
  • Hacer sonidos de susurro y balbuceo
  • Anticipar que lo van a alzar
  • Reaccionar al juego del cucú (“peek-a-boo”)
  • Comunicarse a través del llanto o expresiones faciales

A los seis meses, el niño debería poder:

  • Mantener la cabeza erguida
  • Jugar con los dedos de los pies
  • Ayudar a sostener el biberón
  • Cambiar juguetes de una mano a la otra
  • Sentarse con poco apoyo
  • Girar de lado
  • Abrir la boca para la cuchara
  • Imitar acciones familiares que usted realiza
  • Balbucear
  • Reconocer caras familiares
  • Reírse
  • Sonreírse a sí mismo en el espejo

A los doce meses, el niño debería poder:

  • Beber de una taza con ayuda
  • Asir objetos pequeños usando el pulgar y el dedo índice
  • Empujar dos bloques a la vez
  • Sentarse bien y sin apoyo, gatear y pararse solo brevemente
  • Copiar sonidos y acciones
  • Responder a la música moviendo el cuerpo
  • Buscar objetos que ya no están a la vista
  • Balbucear con sonidos que suenan como si hablara y decir su primera palabra
  • Demostrar afecto a los adultos conocidos
  • Demostrar ansiedad leve o severa al separarse de los padres
  • Levantar los brazos para ser alzado
  • Comprender órdenes simples

A los dieciocho meses, el niño debería poder:

  • Empujar y tirar de cosas
  • Dar vuelta las páginas de un libro
  • Apilar dos bloques
  • Garabatear con lápices de cera (“crayons”)
  • Caminar sin ayuda
  • Identificar objetos en un libro
  • Reírse ante actos tontos
  • Seguir indicaciones simples y de un solo paso
  • Resolver problemas al probar y equivocarse
  • Decir 8 a 10 palabras que usted pueda entender
  • Mirar a la persona que está hablando
  • Preguntar por algo, señalándolo o usando una palabra
  • Pedir que le presten atención
  • Jugar solo con los juguetes
  • Competir por los juguetes de otros niños
  • Representar situaciones/actuar con juguetes

A los dos años, el niño debería poder:

  • Beber de un sorbete/popote
  • Alimentarse a sí mismo con una cuchara
  • Lanzar o hacer rodar una pelota
  • Hacer funcionar un juguete mecánico
  • Inclinarse sin caerse
  • Caminar hacia atrás
  • Explorar los alrededores minuciosamente
  • Señalar de 5 a 6 partes de una muñeca mientras se le hacen preguntas
  • Tener un vocabulario de varios cientos de palabras
  • Usar oraciones de dos o tres palabras
  • Decir el nombre de los juguetes
  • Imitar a los padres
  • Comportarse tímidamente frente a los extraños
  • Turnarse mientras juega con otros
  • Tratar a las muñecas y a los juguetes como si estuvieran vivos
  • Actuar/representar acciones con los juguetes para representar actividades reales
  • Comenzar a usar el “mi” y “mío”
  • Reírse el escuchar apodos graciosos para los objetos
  • Disfrutar una y otra vez de los mismos libros

Cuándo consultar a un proveedor de atención médica
Para obtener un panorama completo de las aptitudes, necesidades y nivel de desarrollo de su niño, en lugar de enfocarse en un indicador de desarrollo en particular, preste atención al patrón general de desarrollo. Quienes cuidan al niño quizás se preocupen porque el niño no habla cuando sus compañeros ya lo hacen. Pero la edad en la que los niños comienzan a hablar varía enormemente. Sin embargo, si un bebé o niño no está alcanzando muchos de los indicadores principales de desarrollo, puede ser un signo de un retraso o trastorno del desarrollo. Si usted sospecha que esto es lo que le ocurre a su niño, consulte con un proveedor de atención médica lo antes posible.  Es posible que su pediatra envíe al niño a un especialista, para realizar evaluaciones y pruebas adicionales. 

El Juego » Recursos y Referencias

Accessibility