Conducta debida a una necesidad emocional

  • ¿Cómo sé si la conducta de mi niño se debe a una necesidad emocional? Todos los niños tienen necesidades emocionales fundamentales de protección, seguridad, consistencia, contención y de relaciones confiables. Cuando esas necesidades no son satisfechas, con frecuencia los niños pasan por alto componentes críticos de su desarrollo emocional. Y hasta que la necesidad sea satisfecha dentro del contexto de una relación de cuidado y cariño, el niño tratará de satisfacer las necesidades por si mismo.

    Los niños tienen el instinto de satisfacer sus necesidades. Cuando los adultos no satisfacen sus necesidades, las “soluciones” de los niños a veces son desplegadas como conductas problemáticas o extremas. Estas conductas generalmente no resultan en la satisfacción de las necesidades del niño, pero continúan hasta que las necesidades sean comprendidas y satisfechas.

    La conducta de un niño puede deberse a una necesidad emocional si todas las siguientes cosas están presentes:

  • La conducta es inapropiada para la edad del niño. Cuando los niños expresan conductas que son significativamente inapropiadas para su edad, puede ser importante prestar atención. Estos son ejemplos de conductas que pueden ser inapropiadas para la edad del niño: Un niño de 5 años que muerde cuando está enojado, o un bebé de 7 meses que no muestra angustia o conocimiento cuando está con extraños.
  • La conducta tiene una cualidad de “instinto”. Pareciera como si el niño tuviera que hacerlo o no pudiera detenerse. Además, la conducta puede tener una intensidad que es notable.
  • El niño tiene una manera limitada de responder a su mundo. Quizás note que la conducta se demuestra en todas partes, independientemente de la situación o el entorno. Por ejemplo, un niño de 4 años tiene un berrinche cada vez que deja un lugar, independientemente de con quién esté o donde esté.
  • La conducta continúa, incluso cuando es canalizada o detenida.
  • La manera habitual en que maneja situaciones similares parecen no servir.
  • ¿Qué está comunicando mi niño? ¿Cómo es que comprenderlo me puede ayudar a saber cómo responder?

Un niño que expresa conductas debido a una necesidad emocional está comunicándole que necesita su ayuda. Este niño le está comunicando que, hasta que sus necesidades no sean satisfechas de otra manera, continuará con la conducta porque es lo único que sabe hacer. Usted puede apoyar al niño de la siguiente manera:

  • Trate de identificar la NECESIDAD que se esconde debajo de la conducta. En lugar de enfocarse en la conducta, identifique y responda a la necesidad de seguridad, consistencia y confianza del niño. Esto ayudará al niño a sentirse comprendido y seguro. Sus intentos de ayudar al niño también tendrán más éxito si puede satisfacer la necesidad que está detrás de la conducta.
  • Haga algo. Suena simple, pero es importante que recuerde que estas conductas con frecuencia son un intento desesperado por llamar la atención o pedir ayuda. La conducta no pasará. Quizás se conviertan en más problemáticas.
  • Prepárese para responder activamente a las necesidades de su niño. Este es el momento para dar en lugar de negar, de apoyar en lugar de castigar, de actuar en lugar de hablar. Esto le dará al niño un apoyo y tranquilidad valiosos.
  • Detenga la conducta, si tiene que hacerlo, especialmente si la conducta hiere al niño o a otros. Sin embargo, cuando usted detenga la conducta, reconozca que es una “pausa” no el “final.” La conducta continuará hasta que las necesidades sean satisfechas de una manera consistente y sensible.
  • Sea paciente, compasivo y atento en estas circunstancias. Recuerde que su niño no puede controlar o detener la conducta.
  • Solicite apoyo y ayuda cuando sea necesario para su niño, su familia y para usted. Solicitar apoyo de profesionales de la salud mental confiables, de su pediatra y de los maestros de su niño puede ser una fuente de apoyo y proporcionar mucha ayuda necesaria. Puede ayudar a su familia a sentirse menos sola durante estos momentos difíciles.

NECESIDADES EMOCIONALES NO SATISFECHAS

¿Por qué está ocurriendo esto?

¿Qué preguntas puedo hacer?

¿Qué está tratando de comunicar mi niño?

Estrategias de intervención

¿Qué son las necesidades emocionales no satisfechas?

 

 

 

– Las necesidades emocionales no satisfechas generalmente son el resultado de que el niño no recibió algo importante para el desarrollo emocional, como seguridad, protección, confianza, relaciones

– En lugar de disminuir con el tiempo, estas necesidades tienden a persistir y a intensificarse.

– El niño generalmente busca maneras de satisfacer sus necesidades por sí mismo. La conducta que desarrolla es el intento del niño de satisfacer sus propias necesidades.

Existe una necesidad emocional no satisfecha cuando todas estas claves están presentes, no solo una o dos:

– ¿Es inapropiada la conducta del niño? – el niño no “actúa de acuerdo a su edad.”

– ¿Tiene la conducta una cualidad instintiva?  ¿Pareciera como que el niño tiene que hacerla?  ¿Es notable la intensidad de la conducta?

– ¿Parece que su niño tuviera un número limitado de respuestas, usando la misma conducta en todos los lugares?

– ¿Vuelve a aparecer la conducta, incluso si se la canaliza o detiene?

– ¿No funcionan las maneras usuales en las que trata este tipo de conductas? 

“Necesito ayuda. Hasta que esto se resuelva, voy a continuar haciendo esto porque no puedo pensar en otra manera de satisfacer esta necesidad.”

1. Recuerde, el niño necesita ayuda. Esto es una llamada desesperada de ayuda y atención. Esta conducta no pasará, es probable que empeore.

2. Responda activamente a las necesidades de su niño. Una vez que haya determinado la necesidad, trate de responder a través de hechos, no palabras

3. Satisfaga las necesidades con la mayor firmeza y paciencia posible

4. Detenga la conducta, si es necesario, por ejemplo si su niño lastima a otros o a sí mismo. Este no es el fin, es una pausa en su incidencia

5. Obtenga ayuda adicional para usted, su niño y su familia

Recuerde que su niño no puede controlar o detener la conducta.

Referencias
The framework for understanding your child’s behaviors is based upon an adaptation of James Hymes’ Understanding Your Child by Kadija Johnston, LCSW, Director of the UCSF Infant Parent Program, and is used with her permission.

Accessibility