Conducta debida al entorno

  • ¿Cómo sé si la conducta de mi niño se debe al entorno?

Además de los rasgos internos, los niños también se ven fuertemente afectados por el mundo externo. ¿Qué forma el entorno del niño? ¡Muchos más factores de los que usted piensa! Estos incluyen:

  • El hogar: El espacio específico y general en el que vive el niño, incluyendo la comunidad en general
  • La familia: Las personas que viven en la familia y las relaciones que tienen entre sí, las expectativas de la familia en cuanto a la conducta, los cambios que ocurren en la familia como un divorcio, un nuevo bebé o una muerte
  • La cultura: La cultura de la familia, que influye en las tradiciones, expectativas, creencias, religión, y las rutinas de crianza que crean el medio ambiente en el que vive la familia
  • El salón de clases: Otro lugar con un conjunto de reglas únicas, expectativas, rutinas y relaciones que pueden influir en la conducta

Pregúntese:

  • ¿He descartado que la conducta de mi niño se deba fundamentalmente a una etapa del desarrollo o a una diferencia individual?
  • ¿Qué he observado? ¿Hay un patrón en su conducta? ¿Cuándo comenzó y cuando ocurre? Por ejemplo, ¿se frustra y enoja mi niño a la hora de irse a dormir? Si es así, ¿adoptar una rutina calma o un ritual tranquilizador a la hora de irse a dormir podría relajar la conducta de mi niño?
  • ¿La conducta que estoy observando representa un cambio repentino? Los niños con frecuencia responden a cambios en su entorno con cambios de conducta. Por ejemplo, es común que los niños pequeños pierdan habilidades que habían adquirido, como ir solos al baño, después de un cambio o pérdida importantes.
  • ¿Son los entornos del hogar y de la escuela, similares en cuanto a reglas, expectativas y valores? O, si mi niño tiene más de un hogar debido a un divorcio, separación o por otras razones, ¿son las diferencias entre estos lugares lo que puede estar afectando a mi niño? Los niños pequeños pueden manejar con habilidad muchos ambientes y diferentes expectativas. Pero cuando los niños se sienten atrapados en entornos contradictorios, esto puede llevar a sentimientos de confusión y preocupación
  • Qué está comunicando mi niño? ¿Cómo es que comprenderlo me puede ayudar a saber cómo responder?

¿La conducta de su niño está siendo influenciada por el entorno? Si es así, el niño está comunicando que algo, ya sea una rutina, una relación, o un cambio de espacio físico, no le está dando resultados. Le está causando angustia o inseguridad. Afortunadamente, si es así, hay muchas maneras de responder:

  • Si es posible, haga un cambio en el entorno – en cualquier cosa que contribuya a que el niño sienta inseguridad o incertidumbre. Quizás quiera brindarle a su niño información o comunicarle qué cambios ocurrirán así no se sorprende. Esto quizás también incluya hablarle a su niño acerca de algo que no se pueda cambiar, como por ejemplo mudarse a una casa nueva. Permita que su niño exprese lo que sienta sobre los cambios y ayúdelo a que encuentre maneras de sentirse más seguro en su nuevo entorno.
  • Apunte a la regularidad. Si usted cree que la conducta puede deberse a conflictos entre los múltiples ambientes en los que su niño pasa tiempo, aprenda más. Luego trate de encontrar o crear regularidad entre estos lugares.
  • Trate de no culpar a su niño por la conducta problemática. El no controla lo que está ocurriendo en su entorno. Su niño sólo puede decirle a través de su conducta que algo no lo hace sentir bien en relación al cambio o conflicto.
  • Adapte o cambie sus propias expectativas sobre su niño si no es posible realizar cambios en el entorno. Esto puede tener un gran efecto en reducir el estrés, y la conducta problemática del niño.

EL ENTORNO

¿Por qué está ocurriendo?

¿Qué preguntas puedo hacer?

¿Qué está tratando de comunicar mi niño?

Estrategias de intervención

¿Qué forma el entorno del niño?

 

 

 

El ambiente hogareño del niño:

– El espacio físico

– La situación familiar, incluyendo quien vive con el niño, cómo son las relaciones, qué cambios han ocurrido.

– Estilo de vida

– Cultura

El ambiente de la guardería infantil o salón de clases

– Horario y programa diario

– Tipo de actividades (activo versus pasivo, grupal vs. individual)

– Espacio físico

– Relaciones

¿Podría la conducta deberse a una etapa de desarrollo o a una diferencia individual?

¿Qué he observado? ¿Hay un patrón en su conducta? ¿Cuándo comenzó y cuando ocurre?

¿La conducta que estoy observando representa un cambio repentino?

¿Son los ambientes del hogar y de la escuela similares en cuanto a reglas, expectativas y valores? ¿Tiene mi niño más de un entorno debido a un divorcio, separación o por otras razones? Si es así, ¿existen diferencias entre estos lugares que puedan afectar a mi niño?

 

 

 

 

“Algo no está funcionando, hay algo o alguien en mi entorno que provoca que reaccione de esta manera.”

1. Haga algo, si es posible, para cambiar lo que contribuye a que su niño se sienta inseguro, confundido o sin protección. Esto puede darle al niño información, o prepararlo para cambios que sucederán para que no se sorprenda.

2. Obtenga más información acerca de los otros entornos del niño, de los maestros y otras personas si existe un conflicto entre el hogar y la guardería.

 3. Trate de no culpar a su niño por la conducta problemática. Su niño no controla lo que está ocurriendo en su entorno.

4. Ajuste o adapte sus propias expectativas de su niño si no puede cambiar el entorno. Esto puede tener un gran efecto en reducir el estrés, y la conducta problemática del niño.

Referencias
The framework for understanding your child’s behaviors is based upon an adaptation of James Hymes’ Understanding Your Child by Kadija Johnston, LCSW, Director of the UCSF Infant Parent Program, and is used with her permission.

Accessibility