Qué influye sobre el vínculo: Diferencias entre padres y niños

Es importante tener en cuenta que el vínculo afectivo se desarrolla entre dos personas. Ambas tienen cualidades y características que influyen en el desarrollo de este vínculo único. Como cualquiera que haya pasado tiempo con bebés lo sabe, todos son diferentes en cuanto a sus preferencias, sus hábitos para comer y dormir y la mejor manera de tranquilizarlos. El bebé tiene su propia personalidad y temperamento.

Su bebé puede darle señales claras cuando necesita algo, llorando o protestando en voz alta. O su bebé puede ser tranquilo, rara vez se alborota o llora, y deja que usted anticipe y responda a sus necesidades a pesar de la falta de señales claras. Lo que funciona para “todos” quizás no funcione para su bebé. Usted es el experto en cuanto a su bebé. Cultivar el conocimiento de lo que funciona para su bebé es la clave del cuidado sensible. Es una base importante para un vínculo de afecto seguro. 

Al igual que los bebés tienen personalidades y características particulares, ¡también las tienen los padres! Todos los padres están constantemente y profundamente afectados por las innumerables interacciones que comparten con sus bebés durante el día. Quizás se sienta efectivo y querido cuando es capaz de calmar y tranquilizar a su bebé rápidamente. Quizás se sienta frustrado o preocupado cuando la angustia de su bebé persiste, a pesar de sus intentos para calmarlo. La manera en que usted se siente sobre sí mismo, acerca de su calidad de padre, o de sus vínculos afectivos durante su niñez, pueden afectar la manera de conectarse y vincularse con su bebé. Estar consciente de esas experiencias y de cómo continúan influyendo sus pensamientos y sentimientos puede ser una herramienta poderosa para asegurarse de que puede establecer un vínculo afectivo con su bebé, de una manera sana y cariñosa.

Vínculo: La infancia » Recursos y Referencias

Accessibility